Personas y robots en la era digital

La convivencia es la clave del éxito

¿Qué es la automatización inteligente?

Si crees que la automatización es un proceso moderno, te equivocas. La mecanización de tareas comenzó en la era agrícola, cuando se introdujeron las primeras máquinas, pero 'sencillos' inventos prehistóricos como la rueda, o incluso el ábaco, sentaron un precedente en la búsqueda de la eficiencia en el trabajo.

Aunque la revolución industrial marcó un antes y un después en la automatización de procesos, es en la actualidad, en plena era digital, cuando se está produciendo el mayor crecimiento debido a los avances en inteligencia artificial. De hecho, la automatización inteligente ha sido señalada por Accenture, en su informe 'Technology Vision', como una de las tendencias digitales clave de 2016.

Históricamente, la sociedad ha rechazado el progreso mecánico, sin embargo, no se busca la sustitución de personas por máquinas, sino impulsar una relación entre ambas más productiva. El poder real de la automatización inteligente radica en la habilidad de cambiar los métodos tradicionales de funcionamiento por herramientas que ofrecen capacidades como la velocidad, la construcción a escala o la habilidad de simplificar. Estas competencias son diferentes pero complementarias a la mano de obra humana.

El aumento del rendimiento en el trabajo ha sido, durante siglos, la principal motivación para implantar procesos automatizados. Sin embargo, las empresas más visionarias han dado un giro de 180 grados a su organización interna y lo han convertido en una nueva posibilidad de desarrollo profesional de sus empleados, entrando en un mundo digital con una gran ventaja competitiva. De acuerdo con un reciente estudio de Accenture Institute for High Performance, el 84% de 1.700 encuestados cree que las máquinas inteligentes les harán más eficientes y su trabajo más interesante.

¿Cómo crea valor esta tendencia?

La automatización inteligente está siendo utilizada en múltiples sectores empresariales para crear nuevos valores para las compañías en su funcionamiento interno, pero también para la sociedad, en la búsqueda por ofrecer el mejor producto o servicio.

Valor 1

Procesamiento del lenguaje natural

Las compañías financieras están comenzando a procesar el lenguaje natural en sus operaciones para identificar a los clientes y prevenir el fraude.

Valor 2

Visión por computador

Mediante esta tecnología es posible el reconocimiento facial para identificar o verificar a una persona a partir de una imagen digital o un fotograma de vídeo.

Valor 3

Representación del conocimiento

Los proveedores de salud utilizan un sistema de análisis masivo de datos para extraer información útil que permita analizar el rendimiento de una clínica.

Valor 4

Razonamiento y planificación

La automatización de la planificación y la programación se utiliza por robots autónomos y vehículos no tripulados.

Dos casos empresariales de éxito

Los cambios empiezan a verse en los sectores más tradicionales y en los más atípicos, pero en todos de forma innovadora:

Universidad de Arizona

La Universidad del Estado de Arizona (ASU) ha revolucionado los métodos de enseñanza en sus aulas a través de 'bots'. Utilizan la automatización inteligente para personalizar el plan de estudios para cada estudiante. De esta forma, los profesores están cada vez menos enfocados a tareas docentes de valor menor y tienen más tiempo para dedicarse a la investigación y a la creación de contenidos.

Lejos de reemplazar a los profesores y asistentes de enseñanza, la automatización está favoreciendo la creación de un nuevo papel y la oportunidad de hacer las cosas de forma diferente. El trabajo con estas máquinas les permite entender lo que un estudiante sabe, en lo que es bueno y cómo aprende. Por lo tanto, se personaliza la educación y se produce un aprendizaje más rápido y más efectivo.

Gracias a estas innovaciones, la ASU ha conseguido una mejora notable en los resultados académicos de sus estudiantes. Se ha incrementado un 12% la tasa de finalización de los cursos y la mitad de las clases son capaces de completar el curso en un 40% menos de tiempo.

Siemens

En el ámbito empresarial, las compañías empiezan a utilizar la automatización inteligente en sus procesos, lo que les permite innovar a mayor escala. Siemens, el proveedor de sistemas de generación de energía sostenible y de sistemas de transmisión, ha automatizado algunas de sus líneas de producción para que funcionen sin ser supervisadas durante varias semanas. Se ha planteado como un primer paso hacia la creación de la fábrica totalmente auto-organizada, una industria 4.0.

En esta futura planta, las máquinas se organizarán por sí solas, las diferentes cadenas de suministro se enlazarán de forma automática y los pedidos se convertirán directamente en datos para la fabricación.

Aunque pueda parecer que este nuevo sistema de automatización está desequilibrando la proporción entre empleados y máquinas, la fábrica de Siemens sigue dando trabajo a 1.150 personas. La diferencia son los perfiles laborales, ya que muchos se centran ahora en la programación, la supervisión y el mantenimiento de la maquinaria.

Artículos relacionados

El motor de la economía digital: las personas

Tendencias digitales

Fuerza líquida del trabajoEconomía de las plataformasDisrupción previsibleConfianza digital